Represión en Nicaragua: Exilio, prisión o muerte

La represión en Nicaragua es el pan de cada día. Lo es para los protestantes que se manifestaron desde los primeros días, desde el 18 de abril del 2018. Para los que se solidarizaron después y aportaron desde los tranques o a través de su trabajo. O para cualquier ciudadano que no esté a favor del régimen. Ser indiferente es la única opción que compra un poco de tranquilidad, aún cuando se sabe que no todo está “normal”.

El exilio como vía de escape a la represión en Nicaragua

Costa Rica es el escape natural para quienes se ven más expuestos a la represión. O simplemente para aquellos que no soportan la situación actual de Nicaragua. En Nicaragua vivían más de 250,000 de nicaragüenses según datos de ese país. Esto antes de las protestas que iniciaron el 18 de abril.

Exilio para ciudadanos por represión en Nicaragua

El país vecino abrió la posibilidad de que nicaragüenses solicitaran refugio debido a la represión que pudieran sufrir por parte del gobierno de Nicaragua. Aproximadamente se están atendiendo 1000 citas de solicitud de refugio en Costa Rica. Lo que podría ser un indicativo de la cantidad de nicaragüenses que han huido durante el conflicto. A eso debe sumársele los que han huido por puntos ciegos de la frontera, por miedo a ser detenidos en su intento de abandonar el país.

Lo cierto es que las cifras del flujo migratorio serán mucho mayores este año. Se calculaba que para el 2017, según Instituto Nacional de Desarrollo (INIDE) salieron 858,653 nicaragüense del país. Pero regresaron 793,997. Lo que da un flujo neto menor de 100,000 migrantes. Este año, la crisis política y social seguramente disparará esas cifras porque la gran mayoría no regresará.

La migración está siendo estimulada por una violenta represión que desató el Gobierno en ciudades como Masaya, Monimbó, Diriamba, Jinotepe, Matagalpa, Estelí y Jinotega. Son zonas en donde los manifestantes levantaron tranques para impedir la circulación y que fueron desintegrados por la llamada “Operación Limpieza” del Gobierno. En el camino esta operación elevó la cifra de muertos hasta 448, según el último conteo de la ANPDH. Aunque el Gobierno pone los números en 195.

Represión en Nicaragua obliga al exilio a Álvaro Leiva de ANPDH
Represión en Nicaragua obliga al exilio a Álvaro Leiva de ANPDH

El exilio forzado no es solamente una opción para aquellos que han sido líderes durante las protestas. Médicos que atendieron a manifestantes también se han visto en la obligación de huir. Defensores de derechos humanos, como Álvaro Leiva de ANPDH, también han tenido que huir. Y cualquiera que emita su opinión públicamente contra Daniel Ortega y Rosario Murillo podría verse forzado a huir. Todos son amenazados y perseguidos. De las opciones que se le presentan: exilio, prisión o muerte, son muchos los que han elegido el exilio.

Prisión y tortura para líderes de los manifestantes

Luego de las protestas que iniciaron en abril, se contabilizaron 63 muertos donde la gran mayoría fueron estudiantes. Esto provocó una gran reacción en la sociedad nicaragüense. Surgieron líderes locales en barrios y ciudades. Líderes campesinos reactivaron sus protestas. Y en los medios de comunicación las voces más autorizadas empezaron sus críticas contra la represión en Nicaragua desatada por el régimen orteguista.

El Gobierno ha ido tratando de callar las voces críticas. Una de las vías que han encontrado es sacarse de la manga acusaciones judiciales para meter presos a los líderes de los manifestantes. Incluso la captura mediante fuerzas paramilitares que sin órdenes legales sacan de sus casas a los ciudadanos. O bien mediante el invento de cualquier instrumento jurídico viciado.

Caso Pedro Mena y Medardo Mairena

Pedro Mena y Medardo Mairena iban hacia Los Ángeles el 13 de julio del 2018. Habían sido invitados a actividades en favor de las protestas que se habían dado en Nicaragua desde el 18 de abril. En el aeropuerto fueron primero llevados a un cuarto de interrogación y luego no se supo nada de ellos.

Represión en Nicaragua - Pedro Mena y Medardo Mairena presos políticos
Represión en Nicaragua – Pedro Mena y Medardo Mairena presos políticos

Posteriormente la Policía Nacional emitió un comunicado donde acusan de terrorista y de asesinato tanto a Pedro Mena como Medardo Mairena. Han sido privados de un proceso transparente, porque los organismos de derechos humanos como la CIDH, MESENI o los Derechos Humanos Nacionales no han tenido contacto con ellos. Tampoco han tenido acceso a las audiencias judiciales en su contra.

“Vi a mi hermano hace nueve días. Lo han torturado a golpes. No sabemos se estado de salud, al médico que buscamos para que lo revisara no le han autorizado que lo atienda. Me dijo que hay amenazas de muerte para mí y toda la familia”, aseguró Alfredo Mairena, hermano de Medardo.

La situación no es distinta para Pedro Mena. Kenler Mena, hijo de este líder campesino declaró: “Me dijo que lo torturan con golpes y que le habían dicho que estaba solo. Que hasta su familia lo había abandonado. Pero le di ánimo. Le hice ver que no estaba solo. Que la gente se está expresando por la libertad de ellos. Me pidió ser prudente, que me cuide, pero tengo que ir hoy en esta marcha porque vamos pidiendo también la libertad de los presos políticos”.

La Policía acusa a Medardo de ser “el responsable directo de la masacre y asesinatos de cuatro compañeros policías y un maestro de primaria como resultado de ese cobarde acto terrorista, en el que además fueron lesionados cinco trabajadores de la municipalidad y secuestrados nueve compañeros policías”. Un evento en el que murieron varios policías en Morrito. Versiones locales señalan que fueron los mismos trabajadores de la Alcadía de Morrito los que dispararon contra la Policía.

Caso Irlanda Jerez

Medardo Mairena y Pedro Mena no son los únicos detenidos tras proyectarse como líderes durante las protestas. También fue detenida Irlanda Jerez. Jeréz fue capturada en una rotonda de la capital y sustraída de su vehículo por fuerzas policiales armadas. Para “legalizar” su captura revivieron una orden de un juez del año 2016.

Irlanda Jerez líder de comerciantes

“Mi mamá nunca anduvo huyendo, salía del país, regresaba. Siempre estuvo al frente del negocio en el mercado y nunca la detuvieron. Y ahora justamente cuando empezó a hablar en contra de las acciones del Gobierno la mandan a capturar. Es obvio que es político”. Así afirmó Starina Jerez, hija de la líder social de los comerciantes del Mercado Oriental.

Días antes de su captura, Jerez había anunciado actividades de protesta junto a otros comerciantes. Los comerciantes han sido aliados en la lucha cívica que iniciaron los estudiantes en Nicaragua. Luego de su captura estuvo varios días incomunicada. Aislar y castigar a los líderes manifestantes es la nueva moda de represión en Nicaragua practicada por el Gobierno.

La Muerte: los números siguen creciendo y el Gobierno los ve como “sólo números”

El incremento de número de muertos mes a mes es alarmante. Y aún así el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo no parecen saciar su sed de sangre. Una estallido social, que comenzó por un reclamo al establecer autoritariamente medidas en el Seguro Social, despertó a Nicaragua. Pero la respuesta del Gobierno, lejos de ser comedida y pensante, fue la represión pura y dura. Represión, caos y muerte.

Los muertos de abril que cobró la represión en Nicaragua

Parecen lejanos los recuerdos de los primeros días de fuerte protesta en el mes de abril. El primer asesinado durante las protestas fue Richard Bermúdez de Tipitapa, un 19 de abril del 2018. El Gobierno intentó enredar las circunstancias de su muerte aduciendo que era militante sandinista. El mismo perfil social en facebook de Bermúdez desmintió esa artimaña. Hoy el perfil de Richard está lleno de mensajes de sus compañeros y familiares. El recuerdo de su muerte está latente. Todos lo recuerdan como el primer héroe de la revolución cívica iniciada el 18 de abril.

Ese mismo 19 de abril del 2018 en la UNI, desde el Estadio Nacional, una bala disparada por un francotirador surcó los aires y le atravesó la garganta a Álvaro Conrado Dávila. Tenía 15 años de edad. Era atleta. Por su condición de atleta su aporte era correr entre los compañeros de lucha repartiendo agua mientras ellos resistían los ataques de Policía y paramilitares. “Me duele respirar” fue la frase de sus últimos momentos. Y desde que todos los nicaragüenses la escuchamos, se nos hizo más difícil respirar a todo un país.

Represión en Nicaragua - Entierro de Álvaro Conrado Dávila
Represión en Nicaragua – Entierro de Álvaro Conrado Dávila

Las redes sociales fueron la fuente de información que desenmascaró al régimen. Muchachos golpeados con saña por policías. Arrastrados en la oscuridad de la noche por un uniformado como si arrastrara el cadáver de un animal muerto. Policías intimidando con sus armas a jóvenes desarmados. Policías disparando con sus armas a jóvenes armados de tiradoras y piedras. Todo fluyó por las redes. Muchos abrieron, por fin, los ojos y se convencieron de la dictadura bicéfala que gobierna el país.

La madre de todas las marchas y la madre de todas las matanzas

A finales de mayo se contabilizaban ya 63 muertos. La mayoría estudiantes y la mayoría jóvenes. El 30 de mayo la Alianza Cívica, el conglomerado que trató de representar a todos los sectores inconformes con el Gobierno, convocó a una marcha. El 30 de mayo es el Día de las Madres en Nicaragua. Los 63 muertos no daban lugar para una fiesta alegre, mucho menos celebrar cuando tantas madres perdieron a sus hijos.

La madre de todas las marchas
El ataque a la Marcha del Día de las Madres. Otra fue otra más de la represión en Nicaragua.

La marcha fue la más grande que haya visto la historia moderna de Nicaragua. Centenares de miles de ciudadanos acompañaron a las mujeres que perdieron a sus hijos durante las protestas. Ellas bajo una organización autoconvocada llamada Movimiento de las Madres de Abril. El objetivo de la marcha era exigir justicia por las muertes de tantos jóvenes.

Al finalizar la marcha, por el sector de la UCA, la “madre de todas las marchas”, así fue el eslogan para la convocatoria, dio un giro inesperado. Algunos manifestantes caminaron hacia el Estadio Nacional. Desde el techo del estadio volvieron a salir disparos que cegaron la vida de 16 personas que participaron en la marcha.

Represión en Nicaragua - Marcha del Día de las Madres
Represión en Nicaragua – Marcha del Día de las Madres

Nuevamente fueron francotiradores los que ejecutaron esos disparos. Con armas de largo alcance y con precisión para dar en el blanco. El pueblo fue capaz de organizar la “madre de todas las marchas”. Pero Daniel Ortega y Rosario Murillo ordenaron la “madre de todas las matanzas”.

Luego de la Masacre del 30 de mayo las protestas arreciaron. Se levantaron tranques prácticamente en todo el país. El Gobierno hizo intentos de desmontarlos por la fuerza pero los protestantes resistieron esos primeros embates.

Asesinato de familia en Barrio Carlos Marx

El Gobierno organizó y armó sus fuerzas de choque. Prácticamente formó un ejército de paramilitares fuertemente armados. Armas de alto calibre y munición como si fueran tiempos de guerra. En la mente de Ortega y Murillo esto es una guerra, y para ellos en la guerra todo se vale.

Y el todo se vale fue lo que generó uno de los episodios más dantescos. De un nivel fuera de cualquier límite, incluso para la dictadura Ortega – Murillo. Grupos policiales y paramilitares realizaban operativos para desmontar barricadas cerca de la rotonda La Virgen, la UPOLI, y zonas aledañas.

Represión en Nicaragua - El crimen en el Barrio Carlos Marx
Represión en Nicaragua – El crimen en el Barrio Carlos Marx

En su afán por controlar la zona quisieron hacerse con el control de una casa de dos tres pisos donde funcionaba una fábrica de colchones. La familia se negó a prestar su casa a los policías y paramilitares. Éstos los encerraron y prendieron fuego a la casa. Seis personas murieron calcinadas en un acto inhumano de dimensiones nunca vistas en Nicaragua. Los vecinos trataron de socorrer a las víctimas cuando los paramilitares se fueron, pero ya fue demasiado tarde.

Mathías y Daryelis: Niños asesinados junto a su familia en Barrio Carlos Marx

Esa mañana de junio murió una familia completa. Óscar Pavón, Maritza Muñoz, Alfredo Pavón, Ángela Raudez, Daryelis Pavón Raudez y Matías Pavón Raudez. Estos dos últimos de apenas dos y seis meses de edad respectivamente. Un crimen que sacudió, aun más si cabía, los cimientos del país entero.

Paramilitares desmantelan tranques a sangre y fuego

Ese ejército de paramilitares fue poco a poco desmantelando los tranques de los manifestantes. A su paso fueron dejando muertos y desaparecidos. Prácticamente durante el mes junio y julio, las cifras arrojaban hasta cuatro muertos por día, ya desde el día 18 de abril.

Represión en Nicaragua - Paramilitares armados por el Gobierno
Represión en Nicaragua – Paramilitares armados por el Gobierno

El operativo de los paramilitares, con la anuencia y colaboración de la Policía, fue denominado por el Gobierno como “Operación Limpieza”. El objetivo era desmontar los tranques. Pero sobre todo liberar las vías para “celebrar” el 19 de julio, el aniversario de la Revolución de 1979. El objetivo del Gobierno se cumplió. El costo en muertes para los manifestantes fue enorme.

El 27 de julio del 2018, el número de muertos según ANPDH es de 448. El Gobierno sigue tratando de restar importancia al número de víctimas fatales. Daniel Ortega ha dado números diferentes cada vez que se refiere a ese dato. El último que acepta es el de 195, esto en una entrevista que le hiciera Andrés Oppenheimmer. Ortega rápidamente se apresuró a aclarar que 22 de esos muertos son policías y que 44 son activistas sandinistas. El resto de los muertos para él no son importantes. Para Ortega el número de muertos son solamente números.

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *