Estudiantes de la UNAN – León en desobediencia estudiantil

Marcha Universitaria - Autonomía UniversitariaA pesar de que las clases en la UNAN – León fueron llamadas a reanudación por las autoridades de ese centro de estudios para el 30 de julio, los estudiantes han decidido declararse en desobediencia estudiantil. La desobediencia estudiantil consiste en no integrarse a las clases, pero también en realizar plantones y marchas en protesta por la situación actual de la Universidad.

En principio, el reclamo primordial de los estudiantes es el reestablecimiento de la Autonomía Universitaria. Para los estudiantes de la UNAN – León, mucho tuvo que ver en el conflicto que hoy vive Nicaragua la falta de Autonomía Universitaria. La rectoría de esa universidad, así como la dirigencia del CUUN (representantes estudiantiles), están subordinados a un esquema piramidal dependiente del partido de gobierno, por tanto responden a los intereses de la pareja presidencial Ortega – Murillo.

Cuando a mediados de Abril comenzó el conflicto disparado por las medidas de ajuste del Instituto de Seguridad Social, los estudiantes de la UNAN – León fueron obligados a marchar en contra de quienes protestaban frente a esas medidas. Muchas evidencias quedaron palpables en donde se pudo notar la manipulación de los estudiantes en pro de una causa política. En esos mismos días se gestó la idea de utilizar a los estudiantes becados de la Prepa, para enviarlos como contramarcha de los manifestantes en Managua, y fue entonces cuando detonó el descontento del estudiantado.

Desde esas fechas, las protestas de los estudiantes han continuado en la ciudad universitaria. Primero con plantones y marchas, luego con tranques que empezó a apoyar la ciudadanía en general. Todo hasta el punto en que la ciudad terminó por edificar más de 400 barricadas en toda su zona urbana.

La famosa “Operación Limpieza” ordenada por el Gobierno logró desmontar las barricadas, pero no el descontento de los estudiantes ni de la población. En León han sido 15 los manifestantes muertos según el último informe de julio de la ANPDH, cifras que demuestran la gravedad de la represión y del uso letal de las fuerzas policiales y paramilitares.

A finales de julio y agosto, los estudiantes continúan manifestándose. Su reclamo de independencia de las autoridades universitarias con respecto a lealtades políticas es latente. El rechazo por la no manipulación de la voluntad estudiantil, por una dirigencia estudiantil verdaderamente representativa y el cese del chantaje político como mecanismo de entrada para el acceso a becas y cupos universitarios. Todos esos son puntos que los estudiantes siguen estimando como necesarios de resolver para retornar a las aulas de clases.

La hoy rectora Flor Valle, con su evidente servilismo político, dista mucho de llenar los zapatos de rectores de la talla de Mariano Fiallos Gil, Carlos Tünnermann Bernheim y Ernesto Medina Sandino, quienes mantuvieron viva la flama de la Autonomía Universitaria nacida en la universidad metropolitana.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *