Muerte y secuestro: el pan de cada día para los que protestan contra el régimen Ortega – Murillo

Un joven que apareció muerto en Medicina Legal y un estudiante secuestrado en la acera por paramilitares. Es el terror que se vive cada día en Managua y también en el resto de Nicaragua. Los que no lograron irse al exilio hoy enfrentan la persecución del régimen Ortega – Murillo.

Denis Madriz Obando, apareció muerto en Medicina Legal

El joven Denis Madriz Obando, de 28 años, asistía a todas las marchas antigubernamentales. Pero según su papá no asistió a las tres últimas. Sin embargo, extrañamente el joven desapareció el sábado por la noche, luego de asistir a una reunión con un grupo de amigos. Los padres del joven lo buscaron en los días siguientes, sin lograr dar con su paradero. Sin embargo, este miércoles llamaron al Instituto de Medicina Legal, donde les indicaron que un joven con rasgos similares estaba en la morgue.

Alfredo Madriz y su esposa Ada Obando fueron al IML y efectivamente reconocieron el cadáver de su hijo. El cuerpo de Denis Madriz Obando presentaba dos perforaciones de bala en su costado izquierdo. El cuerpo había ingresado el fin de semana, dijeron las autoridades de Medicina Legal.

Doña Ana Obando dijo a La Prensa: “Yo no quería que nadie se diera cuenta, no quiero tener problemas con nadie, quiero velar y enterrar a mi hijo tranquila”, con temor por algún tipo de represalia.

Álvaro Briceño: perseguido, secuestrado y hoy preso en El Chipote

El jóven Álvaro Briceño fue reportado desaparecido el 1 de octubre por sus padres. Posteriormente circuló un video en las redes sociales donde se logra ver que el joven Briceño fue asediadio por dos camionetas, de las que se bajaron varios paramilitares. El joven se percató que iban por eĺ y corrió, pero los paramilitares eran varios y lograron capturarlo.

La mamá del joven Briceño, Doña Martha Manzanares, denunció que hasta ayer la Policía le confirmó que está en El Chipote y que simplemente le indicaron que está preso.

 

En el video logra verse que ninguno de las personas que bajan de las camionetas lleva uniforme policial, por tanto es asumible que es acción paramilitar.

Doña Martha hizo la denuncia a los organismos de derechos humanos, y espera que la gestión de éstos permita la liberación de su hijo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *