Reflexión sobre un mural “demasiado vandálico”

En Venzuela, Nicaragua y cualquier otro país que vive bajo una dictadura, el arte es también una forma de protesta. Aún cuando la protesta es sutil, casi imperceptible, los regímenes autoritarios no lo toleran. Y esto es porque el mensaje a través del arte cala hondo. Un verso, una pincelada, una canción o un baile son formas de pensar que se manifiestan. Y que la gente piense es un peligro para cualquier dictadura.

Un mural pintado por “Carola MeSan”, en un muro en algún lugar de Nicaragua, fue una expresión de arte demasiado pensante, demasiado viva. Alguien mandó a borrarlo. Con cemento borraron la pintura, pero no el pensamiento de la artista.

A continuación la reflexión de la artista después de conocer que el mural, quizás demasiado vandálico para el gusto del régimen, fuera borrado:

Me mandaron esta foto del mural que hice junto con dos broderes. Resulta que la policía intimido a la familia de la casa y tuvieron que borrarlo.

Llevo semanas sin postear algo sobre la situacion de Nicaragua porque he aprendido muchas cosas y me he dedicado a pasar tiempo de calidad con mi familia, a valorar lo que tengo y a reconstruir mis creencias sobre la vida. He aprendido que hay que sacar lo positivo a las crisis y doy gracias a Dios que tengo la posibilidad de estar mas unida a mi familia que nunca antes. A veces nos aferramos a cambiar el exterior, cuando realmente lo que debemos indagar es hacia dentro.

Las cosas van y vienen y es una ley natural del Universo. Todo cambia y todo se transforma. Y por mas que me haya arriesgado y haya dedicado tiempo, sudor y amor a este mural, hay que desprenderse y aprender a dejar ir. Porque así es esto. Al menos quedara en mi recuerdo y cuando tenga la oportunidad de hacer otro lo haré ahí mismo.

Cuando me haya liberado de mis propias ataduras y cuando todo el planeta sea libre. Porque no solo en Nicaragua pasan estas crisis. Y debemos reconocer eso.

Que le hayan puesto cemento no significa que le han puesto cemento a nuestro arte porque nuestro arte siempre va existir. El mensaje y la vibración de amor quedo impregnado ahí y en todo aquel que fue parte y que lo vio. 

Siento pena por los que hicieron esto. Talves la justicia terrenal no les ha tocado, pero de la justicia Divina no se escapa nadie.

 

Tags:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *