Gobierno anuncia normativa que le permite regular precio del dólar para los bancos

El Gobierno de Nicaragua, a través de la Gaceta, informó este lunes una normativa sorpresa en la que deja a consideración del presidente del Banco Central de Nicaragua la posibilidad de establecer el porcentaje del tipo de cambio que se utilizará en transacciones con los bancos del país. Aunque rápidamente algunas voces han salido a aclarar que el deslizamiento cambiaron nacional que rige la economía no sufrirá cambios, la medida es un punto de partida para establecer devaluaciones de facto.

Banco Central de nicaragua, tipo de cambioLos distintos bancos privados actualmente deben pagar al Banco Central de Nicaragua un uno por ciento de comisión por la compra de dólares u otras divisas. A partir de esta normativa el presidente del BCN tiene la facultad de definir cuánto será un nuevo porcentaje. El mismo BCN divulgó en su sitio web que de momento el porcentaje se mantiene en un uno por ciento. Pero ya esta medida le faculta para incrementar esa tarifa.

Las reacciones de los economistas ante esta medida son mixtas. Algunos han llamado a la calma y piden no caer en la histeria colectiva tras esta medida. La medida no altera el deslizamiento cambiario, pero cualquier incremento a ese porcentaje de comisión del BCN no cabe duda que sería trasladado a la población en general en sus transacciones cotidianas.

No tiene efecto inmediato, pero es una “espada de Damocles” a la economía

Aunque la medida no tiene un efecto inmediato, porque el porcentaje de comisión transaccional se mantiene en uno por ciento, lo cierto es que ya el BCN está facultado para cambiar las reglas del juego. Un incremento en esa comisión no solamente tendría el efecto directo de disparar el tipo de cambio con el que los bancos cambian dólares por córdobas.

El efecto de aumentar ese porcentaje también tendría efectos en todo tipo de transacciones que se realicen en dólares. Deudas hipotecarias, de automóviles, de tarjetas de crédito, todas esas podrían sufrir un impacto colateral si se aplica un incremento en la famosa tasa de comisión aplicada por el BCN a los bancos privados.

Gastos dolarizados de facto, ingresos cordobizados

La economía nicaragüense ha resentido el impacto de la crisis financiera. La reducción en metas de exportación, el cierre de algunas empresas, el efecto devastador en el turismo, son los primeros signos de una recesión económica en ciernes.

El hecho de que la gran mayoría de los servicios y bienes de consumo fijan sus precios en dólares hacen de la economía local una economía que está de facto dolarizada. Pero los efectos son aún más negativos si tomamos en cuenta que los gastos son los que están dolarizados, mientras que los ingresos se devengan, en su gran mayoría, en moneda local.

Una devaluación cambiaria, que sería la consecuencia lógica de aplicar esta medida, golpearía en cascada a toda la economía nicaragüense. Los gastos de nuestra economía están en su mayoría dolarizados, mientras que los ingresos (de por sí paupérrimos) siguen siendo en córdobas.

De aplicarse, sería una medida recaudativa desesperada

El Banco Central de Nicaragua no ha aplicado la medida de inmediato. Pero se está guardando un “as” bajo la manga que debería entenderse como una medida recaudativa pura y dura. Es de público conocimiento que el BCN ha tenido que desembolsar grandes cantidades de dinero de sus reservas para solventar el gasto público, por lo que esta medida podría estar encaminada, de aplicarse, a tratar de regenerar esos egresos de urgencia que tuvieron en estos meses de paralización económica.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *