Joven refugiado fue asesinado en Costa Rica

El joven Giancarlo Díaz Sevilla, de 26 años, fue asesinado por un par de motorizados que se le acercaron y le propinaron varios balazos, la mayoría impactaron en la cabeza. Este hecho ocurrió en Río Azul de la Nación de Cartago, en Costa Rica.

Giancarlo Díaz Sevilla

El joven estaba en un campo de fútbol, donde jugaban también otras personas. El ultimado estaba con su novia, quien resultó ilesa y sería interrogada posteriomente por la Fuerza Pública. “Se nos informa de un herido, oficiales del Grupo de Apoyo Operacional (GAO) estaban cerca y son los primeros en llegar. Cruz Roja confirmó el deceso de la víctima. Mantenemos cierres de vías en varios puntos para tratar de ubicar a los sospechosos”, manifestó Erick Calderón a La Nación.

El joven Giancarlo Díaz Sevilla tenía apenas tres semanas de estar en Costa Rica. Él había huido de Nicaragua por la situación de crisis social y política que atraviesa el país. Había solicitado refugio antes las autoridades de migración de Costa Rica, y su solicitud estaba bajo análisis por esa dependencia.

En Nicaragua los asesinatos contra protestantes son, para desgracia, comunes a manos de paramilitares. Sin embargo, llama la atención el estilo de asesinato que se efectuó contra el joven Díaz. Fue un asesinato al estilo “sicariato”, con dos motorizados aproximándose a su objetivo y tratando de causar el mayor daño posible en su víctima.

La Fuerza Pública de Costa Rica confirmó que no fueron encontrados casquillos en la escena del crimen. Todo parece indicar que los ejecutores utilizaron revólver para cometer el crimen.

Jóvenes se autoexilian a Costa Rica

Costa Rica ha sido el destino más accesible para los que eligen el exilio ante la grave crisis que atraviesa Nicaragua. Sin embargo, se ha conocido que el gobierno mantiene paramilitares patrullando la frontera sur de Nicaragua para buscar a opositores que son “objetivo” para capturas y enjuiciamientos ilegales.

En la frontera se ha sabido de casos como el matagalpino Bayardo José Siles, de 27 años. La Policía lo retuvo el 9 de agosto en la frontera con Costa Rica y desde entonces no ha habido parte oficial de esa institución sobre su situación.

No es descartable entonces que tentáculos del paramilitarismo hayan cruzado la frontera para efectuar cacerías en el vecino país. Es otro obstáculo que tendrán que enfrentar en la ola de represión en Nicaragua.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *